Crédito fotografía: 
Cedida
Amparados en el delivery y aplicando lo aprendido en el primer año de la emergencia sanitaria, los locatarios se preparan para enfrentar un 2021 que auguran difícil. Aunque valoran los avances del proceso de inoculación, saben que no será una solución inmediata, por lo que prefieren adaptarse y mantenerse a un ritmo lento, pero seguro.

Por: Zoe Arévalo 

“De una crisis siempre salen buenas oportunidades” afirma Celeste Cifuentes, fundadora de ‘FrutLine’, un emprendimiento de venta de frutas, verduras y frutos secos que, como tantos otros, ha debido sortear los efectos de la crisis sanitaria y económica a través de nuevas estrategias, que le han permitido salir a flote, pero que no han alejado del todo la incertidumbre.

Celeste y su equipo se sienten afortunados, pues estaban trabajando hace ya tres años en el negocio, por lo que han enfrentado este escenario en mejor pie. “Toda esa experiencia nos sirvió para que en esta pandemia, sólo tuviésemos que sortear el aumentar el personal y los cupos de despacho, a diferencia de otros emprendedores que incursionan en el mismo rubro y tuvieron que partir de cero y con la dificultades que eso implica”, sostiene.

El mayor aprendizaje, relata Cifuentes, ha sido formar equipos de trabajo. “Por una parte siempre hay que tener un buen equipo y que todos sepan hacer de todo y así, en el caso de que uno falte, haya alguien que pueda reemplazarlo”, recalca.

En cuanto a las proyecciones para este año, comenta que están planeando establecer un segundo local para el segundo semestre y también piensan aumentar los cupos de reparto a domicilio.

“Hemos hecho la integración de nuestra cocina de comida saludable, entonces lo más probable es que si tuviésemos una segunda tienda, fuera más en la línea de los productos que se están cocinando como, ensaladas para llevar y otros alimentos. También estamos preparando conservas y cosas caseras”, expresó.  

El Café del Museo también se ha valido del delivery para poder llegar a su clientela. Claudia Ilabaca, dueña del local, comenta que han fortalecido su carta con tablas y desayunos. Aun así, debieron tomar la más drástica decisión para poder sustentarse: entregar el local que arrendaban.

“Este año me voy a enfocar solo en fortalecer el área del delivery, porque no puedo atender al público, ya que el local que tenía no tiene terraza y tampoco vereda para inventar una terraza”, explicó.

Ilabaca además comentó que, en su caso, la situación no ha podido mejorar durante el verano, “yo estoy en el centro y con el tema del covid y los vendedores ambulantes, es un desastre. Entonces el público que uno tenía antes en verano no existe mucho”, agregó.

En tanto, la dueña de Popitienda Florería, Sofía Díaz, comentó que durante la pandemia, pudo aprovechar el tiempo para crear su emprendimiento y así, generar confianza y ganar clientes. “Este 2021 espero poder ratificar esa confianza y poder ir acercándome a mis clientes nuevos. También me estoy enfocando en establecerme en algún lugar físico y así poder ir creciendo poco a poco”, contó.  

Por otra parte, aseguró que aprendieron en pandemia que existe una muy buena conexión entre los emprendedores. “Tenemos buena comunicación, compartimos datos y nos damos apoyo”.  



VACUNAS E INCERTIDUMBRE



Los emprendedores coinciden en no estar esperanzados en que la vacuna contra el Covid-19 mejore al cien por ciento la situación para ellos, por lo menos en el corto plazo. Si bien creen que la inoculación es un paso importante en el camino a la normalidad, no proyectan prontos beneficios a su trabajo.  

Desde FrutLine, Celeste Cifuentes, valora el inicio del proceso de vacunación, aunque considera que será más importante que la población pueda adaptarse a esta nueva normalidad. “Estoy más esperanzada en cómo hemos aprendido a vivir con la situación”, afirma. 

Del mismo modo, la dueña del Café del Museo, Claudia Ilabaca, declaró que, “sin duda la vacuna contra el Covid-19, es un paso dentro de las medidas que se tienen que tomar para normalizar las cosas. Pero yo no creo que este año cambie mucho la realidad. Yo creo que el próximo año vamos a poder retomar las cosas con normalidad”.

“La vacuna es algo que estábamos todos esperando, pero también hay que ver cuánto tiempo va a tomar que estemos todos vacunados y de ahí en adelante, cuánto va a tomar que podamos hacer una vida con  normalidad”, reflexionó.  

Ilabaca comentó además que no espera resultados inmediatos. “Está bien que vayamos avanzando en el tema de la vacunación, pero eso no da garantía de que cambie todo y vuelvan como a la antigüedad las cosas. Igual hay que tomar precauciones porque uno no queda inmune y no se pueden bajar los brazos”, expresó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X