Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro Ubilla
Mientras la ocupación hotelera alcanzó entre un 65% y 80% en las últimas semanas, sin contar las reservas hechas a través de plataformas digitales para alojar en domicilios particulares, la región de Coquimbo es la tercera con más solicitudes de permisos de vacaciones, con 322.000 a la fecha, lo que equivale al 10,6% del total nacional.

Si hay una palabra que define la temporada estival de este año en la región es atípica. 

Con la evidente falta de turistas extranjeros, -especialmente de argentinos-, fueron los turistas chilenos, que en menor cantidad pero constante presencia avivaron el sector. ¿Y cuáles fueron los lugares que decidieron visitar? Principalmente el borde costero de La Serena y Coquimbo, los valles del Elqui, Limarí y Choapa, y sitios como Punta de Choros o el Parque Fray Jorge, en los que se adaptaron los espacios, se reguló el aforo máximo y se implementaron medidas para recibir a los usuarios aún con la pandemia por Covid-19 vigente. 

La presencia de foráneos, que comenzó a notarse a mediados del mes de diciembre, ha ido en aumento de forma paulatina. Una tendencia que para el gremio turístico es positiva, pues la ocupación hotelera regional desde abril a Septiembre 2020, fue en promedio 18%, presentando una baja sostenida de casi el 82%, sin embargo, durante la segunda semana de febrero en 2021, los porcentajes de reservas corresponden a un 65%  de ocupación actual, según datos aportados por el Servicio Nacional de Turismo (Sernatur) Coquimbo. 

Y, aunque la temporada partió con incertidumbre para los emprendedores del área, con algunos de los atractivos turísticos tradicionales cerrados debido a la contingencia sanitaria, se tomó la determinación de seguir adelante para ofrecer buenas experiencias a quienes pudieron salir de vacaciones y visitar la zona durante el verano, con el objetivo de reactivar el turismo regional. 

EN BÚSQUEDA DE TRANQUILIDAD



Las cifras que manejan las autoridades del sector turismo en la región dan cuenta que los lugares con más concentración de turistas son los balnearios, especialmente los del borde costero. En la comuna de Coquimbo (que tiene un 69% de ocupación hotelera), el puerto es el principal sitio de interés, y en La Serena (con 67% de ocupación), lo más concurrido, además de las playas, son las iglesias de piedra caliza distribuidas en el casco histórico y La Recova.

El sector de Punta de Choros en la comuna de La Higuera, puerta de entrada a la Reserva Nacional del Pingüino de Humboldt sigue siendo un lugar predilecto para los visitantes. La ocupación hotelera llega al 83%.

Asimismo, los valles de las tres provincias captaron la atención de quienes buscan tranquilidad y quieren alejarse de las multitudes en esta temporada, y a su vez sortear las restricciones de la Fase 2. 

Jorge Robledo, director regional (s) de Sernatur Coquimbo, indicó que el Valle del Elqui sigue siendo uno de los destinos más visitados, lo que se refleja en las cifras de ocupación hotelera en ciudades como Vicuña (71%) y Paihuano (75%), donde se pueden recorrer sitios emblemáticos como el embalse Puclaro, el Museo Gabriela Mistral o Pisco Elqui. 

Además, a principios de febrero se elaboró un protocolo para otorgar un permiso especial a operadores y centros turísticos que trabajan con la observación del cosmos, y en los primeros cinco días se generaron 649 permisos.

“Se observa que los visitantes también están optando por los sectores interiores de las provincias Limarí, específicamente Ovalle (79% de ocupación), Monte Patria (80% de ocupación) y Río Hurtado (77% de ocupación)”, precisó. 

Entre los atractivos de estos lugares se encuentra el Valle del Encanto y el Parque Nacional Fray Jorge por ejemplo. 

LAS LIMITACIONES A ENFRENTAR



Aún con las alternativas que la región ofrece para disfrutar en la temporada estival, los desafíos no son menores. 

El movimiento de los turistas en las ciudades de La Serena, Coquimbo, Los Vilos y Andacollo, debido a las restricciones de la Fase 2, se da solo entre lunes y el viernes, pues las demandas están asociadas principalmente a la fase sanitaria en la cual se encuentran las comunas. 

Laura Cerda, presidenta de La Cámara Regional de Turismo, señaló que esta es una región favorecida en la movilidad del destino con respecto a otras del país, lo que ha permitido funcionar al menos gran parte del verano. 

“Además hemos confirmado el posicionamiento del nuestra región como uno de los destinos más deseados de Chile”, expresó.

Sin embargo, hay museos, parques y otros espacios similares como el Jardín Japonés en La Serena o la Cruz del Tercer Milenio en Coquimbo, que no se pueden visitar por estar cerrados producto de la pandemia, “lo que ha afectado de sobremanera el trabajo de agencias de viaje y operadores turísticos”. 

Una postura que reafirma Antonieta Neira, gerenta de la Corporación Turismo Coquimbo.

“Algunos de los atractivos turísticos de nuestra comuna se encuentran cerrados por decreto municipal en esta temporada estival como el Estadio Francisco Sánchez Rumoroso y el Centro Cultural Palace. La Cruz del Tercer Milenio también se encuentra cerrada por el momento, pero estamos trabajando en los protocolos para abrir sus puertas, aunque no está determinada la fecha porque todo dependerá el Plan Paso a Paso y la fase en que nos encontremos en Coquimbo”, explicó. 

Por el momento solamente El fuerte Coquimbo se encuentra recibiendo público desde las 9:30 hasta las 20:00 horas. 

EL INTERÉS DE LOS TURISTAS SE MANTIENE



Con todo, la región de Coquimbo se encuentra en el tercer lugar de solicitudes de permisos de vacaciones en el país, solo por detrás de Valparaíso y Santiago. A la fecha se han otorgado 322.000 permisos, lo que representa 10,6% a nivel nacional. 

Marcos Carrasco, presidente regional de Hotelga, analizó el repunte paulatino del turismo en la zona, tomando en cuenta que la temporada de verano partió con bastante incertidumbre por parte del sector, y en paralelo el aumento de contagios por Covid-19 era una amenaza constante que asomaba la posibilidad de decretar cuarentena total. 

“Yo diría que la temporada fue atípica en varios sentidos. De partida no hubo turistas argentinos ni extranjeros que principalmente visitan el Valle del Elqui y además comenzó un poquito antes con los chilenos, pero no con tanto volumen”, comentó. 

A su juicio, la realidad de las vacaciones cambió, en primer lugar porque los turistas salieron en la medida que pudieron, tomando en cuenta las distintas cuarentenas impuestas en otras regiones de Chile, y en segundo lugar, porque las personas tenían una gran motivación por salir de su lugar de residencia. 

“La gente quería vacaciones, venir a la playa, a nuestra región y eso se notó con el interés en los permisos de vacaciones, ya que nuestra región fue una de las visitadas”, reflexionó. 

El vocero del gremio hotelero recalcó que aunque no ha sido tanta la afluencia de turistas este año, sí ha sido constante su presencia, y el mayor porcentaje proviene de la Región Metropolitana, aproximadamente un 80%

“Del 15 de enero en adelante hubo un leve incremento y aunque estamos en aproximadamente un 75% de ocupación hotelera nunca hemos llegado al 100%. Hay que considerar que en esta temporada el periodo de vacaciones no fue de larga estadía, por lo menos en los hoteles, porque nosotros no llevamos el control de arriendos informales en casas particulares o los que se realizan a través de plataformas virtuales”, afirmó. 

¿Proyecciones para nuevas fechas de temporada alta?

Jorge Robledo, director (s) de Sernatur Coquimbo aseguró que es difícil adelantar proyecciones sobre fechas emblemáticas como Semana Santa o fines de semana largos, ya que la pandemia cambió las pautas de movimiento de los turistas. 

“Obviamente, una cuarentena reduce la movilidad de las personas y, en ese sentido, las demandas de alojamiento y servicios turísticos están asociadas a la fase sanitaria en la cual se encuentren las comunas”, acotó. 

Por su parte Laura Cerda, de la Cámara Regional de Turismo, sostuvo que muchas personas están ‘guardando’ sus vacaciones para marzo o abril, y así evitar la congestión del verano. “Si seguimos sin cuarentena sería una maravilla para nosotros, porque podríamos hacer extensiva nuestra temporada y apalear de mejor manera lo terrible que ha sido el año qué pasó”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X