Si hay algo que quedó absolutamente claro luego de la visita de Sebastián Piñera, es la enorme responsabilidad que deberá enfrentar al asumir la presidencia nuevamente, trabajando muy especialmente en la recuperación económica del país y particularmente de una región que se encuentra en una situación tan deprimida.En este escenario, una de las principales preocupaciones manifestadas por el exmandatario fue la reciente decisión del Comité de Ministros rechazando el Proyecto Dominga; él señaló que esta decisión “fue muy política, improvisada y apresurada”, tal como se lo manifestó personalmente a una delegación de la Mesa Comunal de la Higuera, con la que se reunió de manera privada, luego de que Sebastián Piñera aceptara nuestra intermediación para incorporar en su agenda esta instancia, donde pudiera escuchar a la comunidad directamente.Compartimos plenamente su diagnóstico y así lo hemos venido manifestando reiteradamente, de que el Gobierno de Bachelet no ha sido capaz de comprender los problemas de la Región de Coquimbo. Casi desde su inicio hemos venido enfrentando la falta de empleo, la falta de inversión y de proyectos de desarrollo que permitieran mejorar la calidad de vida de quienes han sufrido en carne propia este verdadero castigo, que hoy se hace aún más doloroso cuando, por razones estrictamente políticas y no técnicas, se desecha un proyecto de 2.500 millones de dólares y que iba a generar más de 10.000 empleos.La tarea para volver a poner nuestra región de pie es gigantesca, estamos en una fuerte recesión, hemos bajado el crecimiento en un 4,3% y tenemos una tasa de desempleo del 7%, lo que ha significado el explosivo crecimiento de empleos informales, con una delincuencia casi fuera de control, como nos toca ver a diario. Hay conciencia que no podemos seguir por este camino, pero también debemos entender que la responsabilidad de revertir las cosas será de todos nosotros y no sólo del nuevo Gobierno.Es imposible lograr un mejoramiento de estas condiciones negativas si no tenemos la responsabilidad de hacernos partícipes con nuestros votos, no sólo de elegir un próximo Gobierno que nos garantice estos cambios urgentes, sino que también una mayoría parlamentaria que nos permita sacar adelante los profundos cambios que ese nuevo Gobierno va a necesitar hacer, para sacar a Chile de la situación de frustración y sufrimiento que estamos viviendo. 

 

 

 

X