Uno de los cambios sociales más importantes que se han producido en las últimas décadas en Chile ha sido la expansión de un sector de la población  que ha surgido con fuerza, para ocupar una posición cada vez más preponderante en la estructura  social de nuestro país. Nos estamos refiriendo a la denominada  clase media, que hoy constituye más del 60% de los chilenos que se sienten identificados como parte integrante de este segmento.Esta clase media está fielmente representada hoy por una generación de profesionales que constituyen el resultado de un enorme esfuerzo realizado por sus padres, para que pudiesen alcanzar una mejor posibilidad de educación y así transformarse en la primera generación profesional de la familia. Una clase media, por tanto, que valora el esfuerzo, el sacrificio y la visión de futuro, realizados por sus padres.Es la misma clase media que hoy tiene temores muy concretos y directos: las dificultades para acceder a una atención de salud oportuna y de calidad; sentir que se ha trabajado toda la vida para enfrentar la vejez con pésimas pensiones; darse cuenta que no podrán realizar el sueño de dar a los hijos una buena educación; el temor a que el jefe de familia pierda su empleo y el riesgo permanente que significa ver a una sociedad indefensa frente a una delincuencia incontrolable.Invariablemente, cada vez que cumplimos nuestro trabajo parlamentario en contacto directo con la comunidad, recogemos las mismas inquietudes y se repiten los mismos temores, porque es evidente  que los chilenos están viviendo en carne propia los negativos efectos de las malas reformas que el actual gobierno ha impulsado.En ese escenario, compartimos plenamente las propuestas del Presidente Piñera dadas a conocer en el llamado Plan “Red Clase Media Protegida”, que ha sido diseñado para que las distintas propuestas de su programa de gobierno contengan alguna medida que vaya en directo beneficio de mejorar sus actuales  condiciones de vida, en aspectos tales como seguro contra enfermedades catastróficas, seguro de desempleo con reinserción y capacitación o la instauración de un defensor de la clase media en materia penal.Éstas y un conjunto adicional de medidas, todas orientadas a la clase media, contribuirán  a traer mayor tranquilidad a este gran sector de chilenos, que hoy se sienten en una situación de indefensión, que les afecta en sus esfuerzos por mejorar legítimamente su calidad  de vida. 

 

 

 

X