• Una de las lesiones de mayor gravedad fue la que el menor sufrió en su ojo derecho. Afortunadamente no hay compromiso ocular.
    Una de las lesiones de mayor gravedad fue la que el menor sufrió en su ojo derecho. Afortunadamente no hay compromiso ocular.
Crédito fotografía: 
Cedida
El hecho tuvo lugar la tarde del viernes en la Avenida Francisco de Aguirre, según la madre, mientras el niño de 13 años esperaba locomoción. Desde Carabineros, el general Ramón Alvarado, jefe de la IV Zona, reitera que cualquier persona que se sienta agredida es libre de iniciar las acciones que considere pertinentes, presentando los antecedentes.

Un lamentable episodio vivió un adolescente de 13 años durante la marcha del viernes 23. Según relata su madre, Johanna Rodríguez, quien ya hizo la denuncia en el Instituto de Derechos Humanos de la Región de Coquimbo y que está siendo asesorada por la agrupación de abogadas Abofem (abogadas feministas) el menor fue “brutalmente agredido” por funcionarios de Fuerzas Especiales de Carabineros. 

El hecho se habría producido a eso de las 19:00 horas, cuando el niño de iniciales R.M.R.R, quien cursa séptimo año básico en el colegio María Educa de La Florida, se encontraba en la Avenida Francisco de Aguirre, esperando colectivo para retornar a su casa. En ese momento, dice su madre, por el frente de él pasaron los manifestantes corriendo, ya que detrás de ellos venían los efectivos policiales. 

R.M.R.R cayó al suelo luego que alguien lo pasara a llevar. Allí, los efectivos se habrían acercado para propinarle golpes de puño, patadas y “lumazos”, y luego tomarlo detenido y subiéndolo al furgón policial. Estando dentro del vehículo, los policías le habrían referido fuertes insultos mientras lo llevaban a un consultorio a constatar lesiones. 

Posteriormente, el menor fue trasladado hasta la Primera Comisaría de La Serena. Fue en ese momento cuando contactaron a su madre quien jamás imaginó lo que le había pasado a su hijo. “Él había salido en la tarde como a las cinco, a jugar Pokémon GO con un amigo, y ya venía de vuelta cuando se encontró con todo esto. No tenía nada que ver con la manifestación, por eso no entiendo por qué tanto ensañamiento contra mi hijo”, relató la Johana Rodríguez, todavía consternada. 

La denuncia y la asesoría

Una vez que la madre fue a buscar al adolescente al recinto policial, consultó a Carabineros qué le había pasado al menor y por qué estaba lesionado, la respuesta que recibió fue que efectivamente se había caído y que “la turba de manifestantes” le había pasado por encima. Sin embargo, aquello no coincidió con la versión del niño, quien luego de ser liberado contó todo lo que había sucedido, lo cual fue avalado por testigos del hecho. 

La familia realizó la denuncia de inmediato al Instituto de Derechos Humanos, y otra profesional de la agrupación Abofem, quien acompañó el menor de edad en el recinto policial al conocer le está prestando asesoría para presentar una querella debido a las agresiones y a la detención ilegal, según contó la madre. "Cuando salimos de la comisaría fuimos al hospital para constatar lesiones nuevamente, y ahí el doctor nos dijo que se trataban de golpes con la lumas que tienen ellos, no una caída y que la gente lo haya pisado como dijeron los Carabineros, así que con la abogada ya estamos preparando la querella de rigor”, expresó la madre. 

Agresiones y detención ilegal

La abogada Adriana Rojas quien representa al menor, detalló que aquí existieron graves faltas al protocolo, además de la eventual golpiza. “Carabineros no puede tomar detenido a un menor, salvo en circunstancias muy específicas, que no se dan en este caso. Y si lo retienen, lo deben hacer bajo la premisa de protegerlo pero no fue así, sino al contrario, se le produjeron traumas físicos y también psicológicos, ya que ahora el menor se encuentra profundamente asustado”, expresó Rojas. 

Respecto a las acciones legales a seguir, informó que están preparando una querella en contra de Carabineros de Chile. “No podemos dejar pasar estas acciones, por lo que nos vamos a querellar en conjunto con el INDH, por los golpes a los que se vio sometido el menor y la detención ilegal. Necesitamos esclarecer quiénes fueron los funcionarios involucrados y que asuman su responsabilidad penal y administrativa”, manifestó la profesional. 

General Alvarado: "Están en suderecho a denunciar"

Consultado, el capitán Roberto Toro, de la Primera Comisaría de La Serena, admitió que había existido “una situación” con un menor de 13 años y se comprometió a recabar los antecedentes para poder contrastar la información. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición no recibimos respuesta. 

Por su parte, el general Ramón Alvarado Jefe de la IV Zona, precisó que no estaba en conocimiento del hecho en particular, pero manifestó que cualquier persona que se sienta vulnerada en sus derechos está en toda su libertad de hacer las denuncias que considere pertinentes. “Cuando una persona tiene los antecedentes tienen que hacer la denuncia respectiva en la Fiscalía, se hace un parte policial, y nosotros iniciamos el sumario interno. Acá, la persona por lo que entiendo recurre al instituto de Derechos Humanos, ellos también deberán pedirle los antecedentes y se harán parte de la denuncia. Por lo pronto nosotros no hemos recibido nada respecto a ese caso”, especificó. 

Un llamado

Debido a los cuestionamientos que se le han realizado a la institución en las últimas semanas, en el marco del estallido social, el general Ramón Alvarado fue claro. “Toda persona que piense que ha vivido una situación irregular con Carabineros, es libre de hacer las denuncia que correspondan. Lo importante es que tengan todos sus fundamentos (…) Respecto a la veracidad de estas denuncias, eso lo determinará la justicia”, especificó. 

Alvarado hizo un llamado a evitar exponerse, y por lo mismo, precisó que los que se manifiestan pacíficamente debiesen retirarse de inmediato, una vez concluidas las marchas para no involucrarse en eventuales altercados y de esta manera “aislar a quienes cometen actos de vandalismo”.

“Es cuando terminan las marchas, y aparecen los individuos con escudos, con hondas, incluso con pistolas, cuando comienza a generarse la violencia. Porque hay que diferenciarlos a ellos de quienes van a la actividad, dan a conocer sus demandas y se retiran. El llamado es a que todos los que marchan pacíficamente, se retiren cuando ven que empiezan los disturbios y así se protegen de hechos que después se puedan lamentar”, indicó. 

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X