• El Mercado de Coquimbo es objeto de una batalla entre los locatarios, autoridades comunales y la empresa propietaria del inmueble, debido a que esta última pretende demolerlo para levantar un moderno proyecto.
Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
Así se desprendería de la última reunión con la mesa técnica del Consejo de Monumentos Nacionales, pero a pesar de este reconocimiento implícito, según plantea uno de los representantes de los locatarios, esto no sería suficiente, puesto que hay cuestiones inmateriales que no se consideran, como el arraigo de la comunidad con el recinto.

Tras la última reunión con la mesa técnica del Consejo de Monumentos Nacionales, que se realizó de manera virtual ayer, Cristóbal Reyes, uno de los representantes de los locatarios del Mercado de Coquimbo, dijo que la empresa propietaria del edificio que buscan que se declare patrimonial, ha reconocido que dicho edificio tiene valor histórico.

En el encuentro virtual participaron miembros del Sindicato de Locatarios del Mercado y sus representantes; el alcalde de Coquimbo, Marcelo Pereira;  representantes de la empresa dueña del edificio y del Consejo de Monumentos Nacionales.

Cristóbal Reyes dijo que “es indudable, y ahora se suma la empresa, un reconocimiento transversal al valor patrimonial, cultural y también arquitectónico del  Mercado de Coquimbo. Quizás lo más importante de la reunión fue que la empresa cedió, consideró buena parte de lo que nosotros hemos expuesto en los últimos dos años y si bien el proyecto que están proponiendo no nos satisface, da a entender de que todo lo que hemos dicho es correcto y, por tanto, seguramente el Consejo de Monumentos Nacionales le va  a asignar la categoría de monumento histórico”, subrayó Reyes.

Según el profesional, la compañía dueña del edificio reconoce el valor arquitectónico y “genera un nuevo proyecto que considera varios aspectos de tipo histórico y lo más importante es que la empresa retrocede varios pasos. Reconoce que lo que estamos diciendo es correcto y da un gesto importante que va en la dirección correcta de lo que hemos establecido nosotros, que es la protección del inmueble”, insiste Cristóbal Reyes.

Más adelante señala que si bien la empresa no desiste de materializar una obra en el lugar, “presentaron un proyecto totalmente distinto, que considera muchas cosas por las que venimos luchando por varios años. Ellos implícitamente han reconocido que el inmueble tiene un valor histórico y arquitectónico”.

Sin embargo, señala que también existe un valor inmaterial y sociocultural, respecto de la vinculación simbólica que tiene con  la ciudadanía.

“Tiene un valor simbólico en el sentido de que  se erige al mismo  tiempo que se funda la comuna, tienen la misma edad. El desarrollo de Coquimbo está muy íntimamente relacionado con las fortalezas que tenía el mercado, el lugar en donde está emplazado y su funcionalidad”.

En este sentido ejemplifica señalando que la construcción de los zig zag, de alguna manera, fueron hechos para que de los cerros llegaran las personas hasta el mercado a abastecerse y, al mismo tiempo, la edificación pública va haciendo un diálogo urbano, cuyo centro es el Mercado Municipal.

Dice que también tenía una relación con el ámbito cívico y político, ya que muchos alcaldes, gobernadores, personas populares como Los Mena o el Cuerpo de Bomberos se fundan en ese edificio. “Es por ello que acá se ha articulado el entramado de las relaciones sociales de Coquimbo, particularmente en el primer siglo, donde se establece la propia municipalidad en el segundo piso y, por lo tanto, la relación pública con la sociedad civil era tan importante que se llegó a agendar una relación entre la gente y las autoridades de la época”, señala Reyes.

Alcalde en desacuerdo

En la reunión virtual, la empresa dueña del edificio del Mercado de Coquimbo, presentó el proyecto que pretende ejecutar en el lugar, iniciativa que el alcalde de Coquimbo, Marcelo Pereira, dijo que carecía de arraigo local. “Siento que la misma empresa y el dueño del exmercado municipal, no entienden la conservación histórica y la importancia que tiene para el coquimbano este recinto. Tan así que a mí me molesta que se presente un proyecto  que no ha tenido participación ciudadana y donde mucho menos se les ha consultado a los organismos técnicos comunales (Secretaría de planificación, Dirección de Obras Municipales), acerca de su posible ejecución”.

Más adelante el edil señala que “no queremos que se trabaje en secreto, muy por el contrario, queremos que esta iniciativa y este tema tan relevante para los coquimbanos sea de cara a ellos y con ellos. Nuestras puertas están abiertas para trabajar en conjunto un proyecto que aúne las posturas y las visiones de todos quienes queremos conservar el exmercado municipal como ícono cultural, arquitectónico y patrimonial de Coquimbo”, precisó Marcelo Pereira.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X