Crédito fotografía: 
Cedida
La falta de equipos y de acceso a internet es una realidad que quedó en evidencia -aún más- en el 2020 y que se presenta como una de las principales piedras de tope para iniciar este nuevo proceso. A pesar que el Mineduc tiene como regla principal la presencialidad, el año escolar incorporaría -de ser necesario- una modalidad remota, lo que representa un desafío para los establecimientos y autoridades comunales.

Por: Paula Garviso

Cambiar las salas de clases por el hogar significó un desafío global, no sólo para los miembros de las comunidades educativas, sino que también para las familias, que tuvieron que adaptarse al nuevo mecanismo donde la tecnología tomó un rol fundamental.

Es en este punto donde la brecha de conectividad se reflejó aún más. No todas las familias poseían el mismo acceso a la tecnología, ni a internet, lo que dificultó la entrega de contenido y la enseñanza.  En paralelo, los directores de los establecimientos de la región –junto a los municipios en algunos casos- comenzaron a trabajar en la mejor estrategia para afrontar el periodo escolar 2021. El cual inicia el próximo  01 de marzo, según lo indicado por el Ministerio de Educación.Enrique Calisto, seremi de Educación (s) de la región de Coquimbo, enfatizó que ya les han comunicado a los establecimientos educacionales que deben estar preparados para el retorno, el que dependerá de las condiciones sanitarias, de acuerdo a la fase del Plan Paso a Paso en que esté cada comuna. “Los colegios ya han presentado al Ministerio de Educación su planes de retorno basados en sus realidades, teniendo como regla principal la presencialidad, combinada, de ser necesario, con un proceso de educación a distancia”, precisó.

Brecha de conectividad 

En la comuna de Monte Patria, el trabajo entre el municipio y los directores de los establecimientos públicos comenzó en agosto. Camilo Ossandón, alcalde de la ciudad, admitió que buscar una estrategia para el retorno ha sido complejo. Esto principalmente, por “las condiciones de infraestructura que tienen los colegios públicos” y también por “el público objetivo al cual va dirigido los protocolos”, además de “las condiciones sanitarias que podemos encontrar en el lugar”, señaló Ossandón.

El edil montepatrino señaló que es de esperarse que el año escolar se desarrolle de forma telemática, lo que significa para la comuna sobrellevar el desafío de mejorar la calidad del acceso a internet.  “Respecto a los equipos para que los niños se puedan conectar, hemos estado trabajando a través de líneas de financiamiento para entregar un equipo a los alumnos que lo requieren. Además hemos diseñado un Proyecto de Conexión Inalámbrica, el cual prevé traer conexión desde Ovalle  y repartir a distintos puntos públicos para que nuestros niños puedan tener un acceso a internet”.

Zita María Teresa Juliá, psicóloga y académica de la Universidad Central es crítica al señalar que, “si nosotros le vamos a exigir a los niños tiene que ser en condiciones de igualdad. Los colegios han hecho bastantes esfuerzos por mantenerse conectados, pero siempre hay alumnos que han quedado fuera, porque viven en condiciones de aislamiento geográfico o en comunas en donde hay mala conexión a internet.  Así todo, creo que hay profesores que han hecho un trabajo de acercarse a los niños y acompañarlos en el proceso (…) Chile debería caminar hacia una conectividad mucho más amplia de internet de la que tenemos”, puntualizó.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X