Crédito fotografía: 
Alejandro Pizarro
Pese a que desde el día 11 de la primera dosis el organismo comienza a generar anticuerpos, no es sino con la segunda que el cuerpo está preparado para combatir la enfermedad. Expertos señalan que las personas inmunizadas deben continuar protegiéndose y que a nivel poblacional se requiere que al menos un 70% de la comunidad esté vacunada para lograr el esperado efecto rebaño.

Hasta ayer, 15 de febrero, se había inoculado a 78.666 personas en la Región de Coquimbo, en un proceso que comenzó en enero para los funcionarios de la salud y masivamente a principios de este mes.

Se trata de la primera de dosis de un total de dos que se requieren para que se genere la inmunidad necesaria para que el cuerpo pueda combatir el virus.

“La primera dosis tiene baja capacidad de respuesta, alrededor del 30% de inmunidad, que es insuficiente, por eso se pone una segunda, donde se llega a los niveles más altos y que ocurre dos o tres semanas después de puesta la segunda dosis”, aclaró el médico epidemiólogo y secretario regional del Colegio Médico, Dr. Fernando Carvajal, quien destacó que la inmunidad puede alcanzar desde el 89,9% al 97% en el organismo.

Actualmente se está aplicando la vacuna Sinovac. Se trata de una inyección del virus inactivado, con el objetivo de evitar su replicación, a la vez que estimula una respuesta inmune.

Según explicó la epidemióloga de la Universidad de La Serena, Dra. Paola Salas, cuando a una persona la inmunizan, en este caso la Sinovac, se le está agregando un virus muerto que de alguna forma “engaña” al sistema inmune, el que comienza a generar anticuerpos, lo que en el área de salud se conoce como “antígeno”.

“Eso se demora, no es inmediato, para determinar el tiempo en que debía aplicarse la segunda dosis se hicieron varios estudios clínicos con distintos tiempos y lo que se vio es que la mejor respuesta al sistema inmune comienza el día 11 después de aplicada la vacuna, tiempo donde comienza recién a hacer efectividad y a aumentar la cantidad de anticuerpos en el cuerpo de las personas, tiempo donde el sistema inmune se va haciendo más eficiente, más fuerte”, detalló la experta.

28 DÍAS DESPUÉS



Cerca de un 30% de efectividad tiene la primera dosis, porcentaje que no es suficiente para que el organismo pueda combatir el virus, es por eso que no sólo en la Sinovac, sino también en la vacuna Pfizer, como SputniK V, se requiere de una segunda dosis.

“Necesitamos que haya una respuesta inmunológica lo más eficientemente posible para activar al máximo el sistema inmune de cada persona, es por eso que la segunda dosis no es una vacuna por sí sola, sino que es un refuerzo de la primera dosis. La fortaleza del sistema inmune se adquiere a través de la segunda dosis, luego de la segunda semana de aplicada”, añadió la Dra. Salas.

Sin embargo, pese a que el cuerpo ya comienza a generar inmunidad desde el día 11 de la primera dosis, los epidemiólogos sugieren esperar dos períodos de incubación de la enfermedad para asegurar la inmunidad en cualquier tipo de vacuna. “Lo ideal es que uno esté 28 días después de la segunda dosis de inoculación para asegurar que el sistema inmune está preparado”, consignó la epidemióloga.

VACUNA NO EVITA CONTAGIOS



“El contagio está en la comunidad, no está en el organismo, entonces la vacuna actúa dentro del organismo, lo que no evita adquirir una dosis infectante del virus y contagiarse lo que significa que uno igualmente se va a enfermar de coronavirus, pero leve o moderadamente, pero no grave”, consignó la Dra. Salas.

Esto, según detalló, porque el cuerpo con la vacuna ya está preparado para combatir el virus y no tarda 11 días en generar la inmunidad, “sino que el mismo día el cuerpo responde a la carga viral y de manera muy fuerte en términos inmunitarios”.



BAJA CARGA VIRAL



Asimismo, según señaló la experta en Salud Pública, de acuerdo a los ensayos clínicos, a las personas inoculadas que se contagian de covid-19, su carga viral baja rápidamente, “entonces no es transmisor del virus para enfermar a otros de manera tan agresiva en comparación si no estuviera vacunado”. Una teoría que sólo se ha probado en ensayos clínicos previos a la vacunación de la población, “está siendo estudiado, pero se piensa que así va a ser, que favorablemente la carga viral va a ser menor”.

 

Suscríbete a El Día y recibe a diario la información más importante

* campos requeridos

 

 

Contenido relacionado

- {{similar.created}}

No hay contenido relacionado

Cargando ...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diario El Día

 

 

 

X